La red social Facebook recibió peticiones de datos de hasta 19.000 usuarios por parte del Gobierno de Estados Unidos y la compañía informática Microsoft de hasta 32.000 personas en la último semestre del año pasado, según han desvelado este sábado ambas compañías.

Diversos organismos de la Administración presidida por Barack Obama realizaron, en total, entre 9.000 y 10.000 peticiones de información de entre 18.000 y 19.000 usuarios a Facebook, que ha destapado ahora dichos datos en virtud de un acuerdo alcanzado con las autoridades de Seguridad estadounidenses. Microsoft, por su parte, recibió entre 6.000 y 7.000 peticiones, avisos y órdenes de organismos locales, estatales y federales de Estados Unidos que afectaban a entre 31.000 y 32.000 usuarios. Difunde estos datos, al igual que Facebook, previo acuerdo con la Administración estadounidense.

En un comunicado, el abogado general de Facebook, Ted Ullyot, precisa que las peticiones de información iban «desde asuntos como un sheriff local tratando de encontrar a un niño desaparecido, hasta un jefe policial federal que perseguía a un fugitivo, un departamento policial que investigaba un asalto o un funcionario de la Seguridad nacional investigando una amenaza terrorista». Facebook enfatiza que «examinó» cada petición gubernamental que recibieran sin importar la esfera de procedencia.

Es más, el abogado de la red social sostiene que «rechazaron con frecuencia algunas peticiones en el acto o requirieron al Gobierno que rebajaran sustancialmente sus solicitudes o simplemente les facilitaba muchos menos datos de los que había pedido». No obstante, Ullyot subraya que las leyes, tradicionalmente, han establecido «importantes restricciones» en su capacidad para «confirmar o dar fe de tales acuses de recibo».

Microsoft, a través de su vicepresidente, John Frank, aclara en otro texto publicado en el blog oficial de la compañía que, en virtud del acuerdo firmado con la Administración estadounidense, la compañía solo puede facilitar datos «agregados» de no más de seis meses sobre las solicitudes de información -sin poder especificar la naturaleza o procedencia-, y en horquillas de 1.000 peticiones.

Tanto Facebook como Microsoft recalcan en sus respectivos comunicados que los datos suministrados a las autoridades estadounidenses corresponden a una «diminuta» proporción de sus clientes y ambas compañías han coincidido en urgir al Gobierno de Obama más transparencia. Google, asimismo, ha anunciado este fin de semana que negocian con el Gobierno de Estados Unidos la posibilidad de difundir, al igual que Facebook y Microsoft, una cifra aproximada de peticiones formuladas por las autoridades y de usuarios afectados.

El escándalo sobre el «acceso directo» conseguido por el Gobierno estadounidense a ordenadores a través del programa PRISM, de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) -destapado por los diarios The Washington Post y The Guardian- ha exacerbado la preocupación sobre la privacidad en Internet y la transparencia gubernamental, precisamente en un momento en el que el Congreso debate cómo garantizar la privacidad de los datos de los usuarios en la Red y aumentar la transparencia de la Administración en tareas de Inteligencia.

También Apple hace públicas cifras de solicitudes de autoridades

Por su parte, Apple ha confirmado que desde diciembre de 2012 a finales de mayo de este año Apple recibió entre 4.000 y 5.000 solicitudes de información por parte de las autoridades estadounidenses, por las que se vieron afectados entre 9.000 a 10.000 usuarios de aparatos de la marca, informó hoy la compañía. La cifra engloba tanto los casos criminales como los de seguridad nacional.

La compañía de Cupertino subrayó que la mayoría de las solicitudes se debieron a trabajo policial, por ejemplo en la búsqueda de niños desaparecidos o los esfuerzos por impedir un intento de suicidio. El objetivo de la firma es despejar los temores de sus usuarios acerca del tratamiento de sus datos personales. En este contexto, la empresa recordó que todos los mensajes de su servicio de chat iMessage están codificados y que ni la propia Apple tiene acceso a su contenido. Los mismo vale para el chat de video FaceTime.

Además, Apple no archiva «de manera identificable» información sobre dónde se encuentran sus clientes, las búsquedas en los servicios de mapas o preguntas al asistente personal con reconocimiento de voz Siri.